DESTACADONOTICIAS

Aníbal Fernández: “Falta muy poco para poder generar energía”

La Ruta Nacional 40 se muestra en toda su inmensidad hasta que una curva pronunciada deja ver hacia la derecha la Ciudad de Río Turbio. Pero de frente el espectáculo es otro.

Asoma casi de la nada una enorme chimenea cual faro que ilumina algún navío perdido. La estructura tiene 50 metros de altura. Al acercarse se aprecian las calderas, tanques, caños.

Hay más de un millón de kilómetros en cables internos, 1700 instrumentos digitales, 3200 válvulas de todo tipo, la cinta transportadora de carbón y la presencia del interconectado eléctrico. La Usina Térmica de 240 MW, llamada «Los 14 mineros», está ahí, expectante, casi lista para generar energía.

Hace un año, Aníbal Fernández asumió la Intervención de la empresa con un desafío concreto: poner a funcionar la mina para vender electricidad al interconectado. Pero al poco tiempo devino la pandemia. El período que transcurrió desde entonces no fue en vano.

En un reportaje con La Opinión Austral, Fernández cuenta el trabajo realizado hasta ahora, la reducción de costos que se consiguió al ordenar las cuentas de la empresa y del desfalco que había dejado Omar Zeidán. También analiza el futuro de la unidad económica de la mina y la usina, las promesas cumplidas a los jubilados de la empresa y los desafíos por venir.

 

Todo pasado no fue mejor

Durante los cuatro años de la Alianza Cambiemos, la Usina fue paralizada en su totalidad. Al mismo tiempo, los trabajadores y trabajadoras de la mina fueron vapuleados con despidos y retiros involuntarios.

En 2017, la anterior gestión aplicó un primer recorte en los gastos de capital (inversión) del 74 por ciento. Y al año siguiente, el Presupuesto para inversiones fue de cero pesos.

Para 2021, la Administración del presidente Alberto Fernández elevó un presupuesto de casi 9.600 millones de pesos, un 375 por ciento superior al que había presentado el macrismo.

«Con sólo mirar lo que encontramos, te das cuenta que teníamos por delante un esfuerzo feroz. Debíamos evaluar la situación, meternos y trabajar. Y eso hicimos», reflexiona Fernández.

LOA- ¿Qué fue lo que encontraron?

A.F.: Una gestión horrible, con la utilización de fondos públicos dispensados para las comodidades personales de los funcionarios de Cambiemos.

No había ningún respeto por la cosa pública. Hubo un montón de cuestiones que fuimos dando vuelta, incluso en medio de la pandemia. Pusimos a nuestra propia gente a trabajar en el área de Sistemas, algo clave para la usina.

Prescindimos de cualquier consultora y desarmamos los contratos que habían hecho y empezamos a recomponer lo que hacía falta. Nada de lo que hicimos fue en vano.

La Intervención encontró que Omar Zeidán había librado tarjetas de crédito Visa Business para tres directivos y el saldo lo pagaba la empresa estatal.

Los consumos iban desde restaurantes carísimos, compras de sushi o carne, todo por cuenta de YCRT. Para muestra basta un botón: Zeidán gastó 53.099 pesos a título personal en noviembre de 2016.

«Todas las denuncias que realizamos las ratificamos en Comodoro Py, porque durante la gestión de Zeidán hubo malversación del dinero público», enfatiza.

La Usina

En noviembre de 2015, el Módulo 1 de la Usina Térmica aportó al interconectado entre 60 y 70 megas durante las pruebas con CAMMESA.

Una vez agotados los existentes de carbón, sumado al sello cambiemita de la «pesada herencia», las calderas se apagaron. El exsecretario de Energía, Javier Iguacel, llegó a decir que la Usina «nunca funcionaría» porque no había carbón.

La Sindicatura General de la Nación lo desmintió. La obra estaba finalizada en un 85 por ciento y con el Módulo 1 en funcionamiento.

 

En la llegada de Aníbal a YCRT, tuvo mucho que ver Alicia Kirchner.

Una de las particularidades técnicas de la Usina es que fue diseñada con un sistema de calderas adaptadas para quemar el carbón en estado puro (directo de la mina), cuando la mayoría de estos establecimientos trabajan con el mineral purificado (refinado y lavado), lo cual produce cierta contaminación.

La caldera puede quemar el carbón sin la necesidad de la limpieza. Además, el agua utilizada forma parte de un circuito cerrado. Tampoco hay emisión de Co2.

Y se implementó un sistema de captura de azufre para evitar las lluvias ácidas. Los residuos de la caliza y las cenizas podrían utilizarse para la industria de la construcción.

LOA: ¿Qué es lo que destaca de este primer año de gestión?

A.F: Como primer hito tendría que decir que recuperamos la obra de la usina de generación eléctrica, que estaba bajo la estructura de Energía.

Tampoco queríamos que dependiera del área de Minería. Ninguna de las dos está al pie del cañón para todo lo que se necesitaba hacer y lo que aún falta.

Por eso conquistamos ese decreto que nos reconoce la responsabilidad estratégica de conformar la unidad económica entre la usina y la mina de carbón.

LOA: Una vez adentro de la empresa, ¿qué se tuvo que modificar para que las cosas empezaran a funcionar?

A.F: Empezamos a ver todas las licitaciones que hacen falta para la puesta a punto de la usina y contratamos al personal especializado que ya había trabajado en el área. Y escuchamos a todos los sectores, muy pacientemente.

No queríamos consultoras, sino profesionales propios que estuvieran a la altura del desafío. Y el resultado fue una reducción del 75 por ciento de los costos.

Todo esto con un objetivo primordial, tener una empresa del Estado fuerte que genere energía. También pensamos que se puede vender el carbón como materia prima, pero lo primordial es la generación de energía.

También estamos terminando de poner a punto las usinas que están en el yacimiento, que son de 20 megas, que permitirán vender energía al interconectado y darle luz a 28 de Noviembre y Río Turbio.

LOA: ¿Cuánto falta para que esté en funcionamiento el Módulo 1?

AF: Tenemos que terminar de concretar algunas cuestiones técnicas. Esto hay que decirlo, si no fuera por los trabajadores que durante el macrismo se encargaron de hacer un mantenimiento exhaustivo de todo, no habría nada.

Así que mi homenaje a ellos. El Módulo 2, en cambio, sí fue totalmente abandonado. Ese cuidado fue fundamental para que falte muy poco para poder generar energía.

 

La mina

Durante 2014, la empresa había enviado a 27 trabajadores a capacitarse a Polonia por 45 días, ya que se había invertido en un tercer frente para la extracción de carbón.

Parte de la maquinaria llegó a Río Turbio durante 2016-2017, pero fue arrumbada al costado de la ruta que une Boca de Mina 5 con la Usina. Estaba a la vista de todes.

Esos pocos kilómetros que separan una de las fauces del cerro de la enorme estructura energética fueron poblándose de material desechado con sello cambiemita. Zeidán –un peón del actual senador nacional Eduardo Costa- había sido el artífice de tamaña desidia.

LOA: ¿Cómo insidió la pandemia en la producción de carbón?

A.F: En cuanto tengamos la oportunidad de vacunar a todo el personal, sobre todo las franjas de riesgo, podremos hacer una mejor planificación.

Ya hablé con el Gobierno Provincial solicitándole la vacuna para el personal que está al frente de la usina. Estoy convencido de que tenemos el personal necesario y capacitado. Estamos muy cerquita de concretar el proyecto de la usina y la mina.

 

LOA: ¿Cómo está la relación con el conjunto de trabajadores y trabajadoras de la empresa?

AF: La relación está bien, pero hay cosas que no vamos a permitir. No puede ser que si hay un problema en 28 de Noviembre, durante dos días no vengan a trabajar.

Eso no va más. Si no ponemos los puntos sobre esto, la cosa no va a funcionar. Si no entran a trabajar, van a perder los adicionales.

Y digo esto sabiendo que no dejamos de cumplir ninguno de nuestros compromisos.

La primera vez que estuve en Río Turbio (N.d.R.: viajó sólo tres veces antes del inicio de la cuarentena rígida de marzo de 2020) tuve una reunión con los jubilados en la que les expliqué que si bien no podía solucionarles la deuda, sí les podíamos empezar a pagar lo que les correspondía de ahí en adelante. Y eso hicimos.

Y ahora vamos a empezar a cancelarle parte de la deuda que tenemos con ellos.

Nota de La Opinión Austral

Share